Parece ser que el miércoles día 11 de enero se produjo un hecho lo suficientemente grave como para que hagamos mención en este blog. Ese día uno de los transtaineros que trabajaba en Noatum llama a nuestro delegado de ELA en el comité de Seguridad e Higiene en el Trabajo, y le relata que ese martes recibió un contenedor que parece ser lo acarreaba un camión de horas, que llevaba un buen rato dando vueltas todo despistado. Al colocarlo en la pila con el resto de los del buque Encounter, se percata que el contenedor tiene pegatinas que indican de su peligrosidad por contener material radiactivo. Le informa a Oscar y éste dice desconocer este hecho y que de inmediato lo manda a inspección. Nuestro delegado se informa de lo que exige el Organismo Internacional de la Energía Atómica y llama al sr. Isidro para preguntar por el protocolo de seguridad que aplica BilboEstiba para casos como este. No sabe nada. En todo caso, ¿no estarán las pegatinas mal puestas? le comenta a nuestro delegado. (...)
Se organiza una reunión de manera urgente para hoy jueves con el sr. Don José Moreno responsable de Mercancías Peligrosas de la APB. Este muy amablemente confirma que dicho container es radioactivo, aportando la documentación original como prueba de ello. Si bien es cierto que lo es en "bajos niveles",  dejó bien claro a Noatum que se le dejaba pasar de manera excepcional, que estas mercancías deben de ser cargadas de manera inmediata (igual que sucede habitualmente cuando cargamos explosivos 1.1) y que en el caso de ser almacenadas lo deben ser conforme a la normativa. La cual indica que:

 1.- El contenedor se alojará en un lugar alejado del transito de vehículos.
 2.- Se mantendrá una vigilancia durante el tiempo que esté la mercancía en el muelle, según se indica en los artículos 116 y 117 del R.D. 145/89

En resumen:
Que es cierto que entró un contenedor radioactivo y que la semana que viene entra otro. En este último caso la dosis radiactiva es mínima por lo que por ésta ocasión NO HAY RIESGO.
Que queda claro que NOATUM no respeta los protocolos de actuación, ni en lo que respecta a la información ni en la correcta segregación de este tipo de mercancía. Todo ello habiendo sido informada por la APB de manera precisa de cual era el procedimiento a seguir.

Esperemos no vuelva a pasar. Ya sabéis que ante cualquier duda o que veáis algo que os parezca extraño o pueda afectar a la seguridad de los que trabajamos en el muelle diariamente no dudéis en llamar a los delgados de seguridad como en este caso.